Carrascalejo es un pueblo cuyo origen data de mediados del siglo XVI. Lo mejor es su gente, amable y hospitalaria. Todo el que visita el pueblo se va con la sensación de haber estado en familia y ya piensa en cuando podrá volver.

Está enclavado al pie de la sierra de Altamira, en un marco incomparable de naturaleza. Abundan olivos, encinas, jaras, tomillos, retamas y helechos. Y en todo lo que se refiere a fauna, perdices, conejos, palomas, tórtolas, jabalíes, corzos, venados, milanos, buitres y algún gato montés.

 

FOTO DESDE ALTO SOMÁ